Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone
"Chef", pasión por lo que te gusta – Noemí González

"Chef", pasión por lo que te gusta – Noemí González

on Sep24

La película Chef deja patente cómo la ilusión y las ganas pueden más que el qué dirán. En la receta no falta un elenco a la altura de un filme simplemente delicioso

 La cocina siempre ha tenido muchos adeptos. La buena cocina, por supuesto. Me da igual que se hable de deconstrucciones, de souflés, de aire, de nitrógeno líquido o de vapor. La cocina es eso, una magia para la que no todos estamos preparados. Luego viene la especialización y las opiniones y de todo hay, como en botica. Hay quien prefiere una buena tortilla de patatas antes que a una ilusión de… lo que sea, lo tangible, lo tocable. Sí, como Santo Tomás, no quiero gato por liebre. No obstante, probar de la comida sofisticada también conlleva un examen para el paladar, ya que no todos estamos preparados para ella.

Desde hace un par de años han proliferado en las distintas cadenas de televisión los programas relativos a la cocina y a cómo aprender a estar entre pucheros con celeridad, con presteza y con un resultado óptimo, tanto que hasta esté premiado con estrellas Michelín. Top chef, Master chef, Master chef Junior, Deja sitio para el postre…, todos estos espacios televisivos con más o menos éxitos son algunos de ellos. Pues bien, era lógico y normal que esa tendencia también llegara al cine. La persona que se ha atrevido a meterse en esta aventura culinaria no es otro que Jon Favreau, que es además del actor principal, el director y el guionista del filme. Lo hace además con éxito, desde mi punto de vista. Chef no es uno de esos peliculones de acción, sino que se concentra más en el poder de las ideas, de creer en uno mismo y ser feliz con lo que se esté haciendo, aunque sea sirviendo bocadillos cubanos en un camión recorriendo buena parte de los estados del sur de Estados Unidos después de dejar un prestigioso restaurante.

La historia comienza con una crítica del menú del restaurante que regenta Dustin Hoffman y cuya cocina asume el chef Carl Casper. Una mala crítica y una mala gestión de las redes sociales hacen que el chef pierda su trabajo y su autoestima el mismo día. Eso sí, el vídeo en el que pone a parir a ese temido crítico le hace ganar cientos de seguidores en Twitter y batir récord de visitas en Internet. Ése es precisamente el punto de partida en el que comienza el camino hasta reencontrarse con los orígenes y con uno mismo. Los compañeros de Favreau en ese sendero serán su propio hijo (Emjay Anthony), que es el que con su corta edad se dedica a ser su jefe de Marketing, y el segundo de a bordo de su anterior cocina que ahora se convierte en su mano derecha (John Leguizano), fantástico en su papel. Dos mujeres son las que ponen la nota sofisticada en esta película en la que se hace un particular homenaje a la comida cubana, la tejana o la del Mississipi. Las dos féminas en cuestión son dos bellezones como Scarlett Johansson y la exuberante Sofía Vergara. A Vergara cuesta reconocerla con el doblaje que le han hecho, pero está muy correcta en su papel de madre y ex esposa preocupada por el padre de su hijo.

El joven actor que encarna al vástago del renovado chef Casper es el que acaba dando una lección de vida a su padre y por ende a los espectadores. El chico sólo pretende pasar más tiempo con su padre y hacer cosas con él. Acaba ayudando como el que más en la cocina. Su ilusión y su manejo de las redes sociales harán el resto, hasta que su madre se coloque un uniforme y su padre reciba el respaldo de un público que pretende darle un mordisco a uno de sus platos de comida tradicional del sur de Estados Unidos. Así de grande es el poder de los sueños y sobre todo de la voluntad.

 Noemi González

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone


Entradas anteriores"Esa famosa servilleta yo no la vi nunca" PosterioresNo le regalen relojes a los Nolan

¿Qué piensas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *