Cuando el vino se vuelve arte – Noemí González

Hasta el 11 de octubre se puede visitar la primera muestra de Enograbado y Vinopintura que se hace en Jerez. Una veintena de artistas participan en esta iniciativa que viste de otra manera a los baños Hamman Andalusí de la ciudad

La primera muestra de Enograbado y Vinopintura de Jerez ya se puede visitar. Hasta el próximo 11 de octubre los Baños Árabes Hamman Andalusí son el escenario que sirven para enmarcar esta exposición en la que se han involucrado una veintena de artistas bien jerezanos o muy vinculados a la ciudad. La mayoría además ejerce la docencia con la materia de Dibujo como propia. Lo cierto es que la iniciativa ha cuajado en las Fiestas de la Vendimia y sirven de preludio para uno de los días grandes que se vivirán en Jerez históricamente hablando, la conmemoración del 750 aniversario de la incorporación de la ciudad a la Corona de Castilla, allá por 1264.

“El tema de Vinopintura fue sugerido por Virginia González, gerente de los Baños Árabes de Jerez (Hammam Andalusí), para participar de una forma dinámica en las Fiestas de la Vendimia en el año en que la ciudad es capital europea del vino”, comenta Domingo Martínez, comisario de esta exposición en la que se ha congregado a un buen número de artistas. La preparación de la muestra por tanto no se ha hecho a la ligera, ya que “se trata de una consecuencia del trabajo de investigación que realizamos hace tiempo en un grupo de trabajo sobre las posibilidades no tóxicas del grabado para el Centro del Profesorado de Jerez con sede en la Escuela de Arte. Hemos aplicado una técnica curiosa denominada ‘Kitchen-Litho’ desarrollada en Francia por Émilie Aizier, que emplea elementos que se suelen tener en la cocina y, al presentarla en una exposición en González-Byass, Mauricio González-Gordon nos dijo que sería interesante utilizar productos relacionados con el ‘sherry’. De momento, estamos probando con el vinagre que nos ha proporcionado ‘El Majuelo’ como mordiente para las planchas de cobre”, señala Martínez.

Cada uno de los artistas (un total de 24) se ha decantado por el uso de un caldo del Marco de Jerez o de otro, según refiere el comisario, de ahí que cada obra sea especial y única. “Hay quien sólo ha usado vino tinto, como el de Luis Pérez, combinando con Pedro Ximénez y vino dulce, entre otros, fundamentalmente del kit de cata del Consejo Regulador y en otras ocasiones el vino se ha utilizado como diluyente o aglutinante”, señala Martínez, quien hace además hincapié en lo interesante del cartel anunciador dela exposición, diseñado por el jerezano Daniel Diosdado, así como su proceso de creación registrado. Otro de los artistas que participa es Miguel Parra, profesor en el IES Seritium.
Las obras que componen esta colección tienen su mérito, porque aunque la mayoría de los artistas están vinculados a este tipo de creación, se ha tenido a la vendimia y su particular material como punto de partida. “Es muy difícil conseguir resultados interesantes tanto en Vinopintura como Enograbado”, añade el comisario. Para ver esos resultados in situ, ya saben, pásense por Hamman Andalusí, escenario en otras ocasiones de más muestras artísticas para disfrutar con ellas.

Noemí González

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone
By | 2014-09-24T18:36:32+00:00 Septiembre 24th, 2014|Exposiciones|0 Comments

Sobre el/la autor/a

Deja tu comentario