Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone
Visita al Taller de Desarrollo de la Creatividad: encuentro entre escritores y artistas plásticos – Estibaliz Etxebarria

Visita al Taller de Desarrollo de la Creatividad: encuentro entre escritores y artistas plásticos – Estibaliz Etxebarria

on Dic22

El pasado día 13 de diciembre, los miembros de los talleres de escritura creativa “Lunes de papel” y “Somos cuentos”, coordinados por Llum Saumell, cambiamos nuestro escenario habitual en la Librería de Deusto y fuimos a visitar la exposición del Taller de Desarrollo de la Creatividad sito en la Calle Moncada de Bilbao.

L@s artistas que forman parte de la exposición, nos abrieron sus puertas para mostrarnos su obra fruto del taller de Desarrollo de la Creatividad dirigido por Yolanda Tabanera que había tenido lugar allí mismo, del 1 al 5 de julio de 2013. He aquí una pequeña presentación de l@s artistas:

Yolanda Tabanera

Artista y docente. Su obra desarrolla una poética objetual siguiendo el camino que va del dibujo al objeto para llegar a la instalación. Entre sus diversos materiales destacan el esparto y el vidrio.

Lourdes de la Cal

Le preocupan las células, el origen de todo. Se mete dentro de los materiales como un feto llenode espectativas. Se pregunta: ¿Cuál es el punto de contacto entre la vida y la muerte? Nada en ella es accesorio.

Lourdes Diego-Lopategi

Trabaja la relación entre fotografía y jardinería. La dualidad real-irreal, materialidad-inmaterialidad. Ironía y distanciamiento se alojan en su rotunda propuesta formal.

Mª Tere Bilbao

Vive difíciles emociones recientes que expresa en complejas formas textiles. Su gesto es corto y perfeccionista, produciendo una intensidad doliente

Mariví Guisán González

Se mueve con soltura en la artesanía.Su interés es puramente plástico. Acumula materiales simples en un juego que los lleva a cargarse de significado. La facilidad aparente demuestra un ingenio inagotable. El humor asoma en cada propuesta.

Merce Zulueta

En un lugar secreto y personal, un territorio propio, recoge desechos abandonados por el mar. (El ritual ha empezado). Con ellos crea su propia paleta. Los ordena para elaborar su discurso y definir personajes desconocidos. Su secreto queda expuesto ante nosotros pero mantiene la intimidad sagrada que solo ella conoce.

Miren Bilbao

Le preocupa el fin de la vida. Una larga enfermedad le ha hecho valorar el tiempo. Por eso teje lanas y cordones mientras se observa a sí misma. “Si estoy nerviosa aprieto el punto, si me relajo, lo aflojo. ¿Dónde llegaré?”

Txaro Otxaran

Encuentra reliquias en los viejos cajones. Las somete a un proceso emocional que reconstruye un espacio infantil de la memoria. Hay maraña, pero hay simplicidad; hay pasado pero estilizado por el recuerdo. Siempre hay algo que solucionar en el pasado.

Txemi Sánchez

Aplica la intuición a técnicas diversas. Desarrolla aspectos etnográficos, arqueológicos y religiosos a materiales vulgares en un proceso de autosuplantación. Como médium produce obra enigmática para sí mismo. Txemi también forma parte del taller escritura creativa “Lunes de papel”.

Ricon taller

Durante la visita, algunos de los artistas que nos esperaban nos explicaron su obra mientras las observábamos y disfrutábamos de aquel espacio tan singular: una gran nave con varias obras plásticas como esculturas y murales, que ocupaban un gran volumen de la estancia. Nuestro objetivo era imbuirnos de aquellas obras y de las sensaciones que nos suscitasen para, posteriormente y allí mismo, escribir lo que nos hubieran inspirado.

Taller Mar Exminando Expo general

 Arriba y Abajo: obras de Merce Zulueta. Centro: Obra de Miren Bilbao.

Tras la escritura de varios relatos y poemas basados en aquella aventura, procedimos a su lectura bajo la atenta mirada y oído de nuestras anfitrionas. Ellas quedaron sorprendidas por cómo nos habíamos inspirado y  cómo aquel espacio que albergaba sus obras, que al fin y al cabo son una parte de ellas mismas, había dejado su impronta en nuestros escritos.

Y entonces llegó la hora del intercambio de sensaciones e ideas. Artistas y escritores nos sorprendimos gratamente de los paralelismos entre la creatividad plástica y la escritura, a medida que los conceptos iban surgiendo de la boca de las artistas. Así, quedó patente que la experiencia había sido enriquecedora para todos los asistentes, visitantes y anfitriones, pues las similitudes que surgen durante el proceso creativo tanto de obras plásticas como de la escritura eran evidentes.

Por ejemplo, tanto en la expresión plástica como cuando uno confecciona un relato existe una dicotomía entre expresar o plasmar lo que a uno “le viene” en un momento dado y el “dejar reposar” que suele ser muy recomendable para poder redondear el producto, lo creado. Cuando dejamos reposar la obra o el relato, lo miramos desde la distancia, lo miramos con otros ojos… le podemos imprimar una nueva idea o un nuevo matiz. Sin embargo, al mismo tiempo, se corre el riesgo de que se pierda frescura o espontaneidad. Esta coincidencia o lugares comunes también nos sorprendieron a unos y otros, y llegamos al consenso de que la manera más indicada de dar solución a esta diatriba, es llegar a un equilibrio entre ambos ingredientes del proceso creativo: frescura y espontaneidad quizás redondeada o matizada por un pensamiento más reposado.

Puntillas y recuerdos2

Txaro Otxaran

Además de este ejemplo, quizás lo más llamativo eran las reflexiones en torno a “lo que pasaba” durante ese proceso creativo: desde lo que uno piensa hasta lo que uno “hace”: lo que se plasma haciéndose realidad.

Al preguntarnos ¿cómo escribimos?, ¿cómo pintan?, ¿cómo se desarrollan esas ideas que se quieren expresar?, ambos grupos coincidimos en que uno se va dejando llevar en dicho proceso creativo, y que finalmente uno escribe o plasma en ese lugar intangible donde uno se encuentra mejor. A veces, uno no sabe lo que va a “producir” pero mientras lo hace, encuentra su propio camino, su propio lugar… Así llegamos a la conclusión de que ambas actividades, expresión plástica y escritura creativa, son combinables y más que eso: son complementarias.

Y aquella agradable tarde, abandonamos aquel lugar, hogar de sentimientos y sensaciones, con ganas de volver y con un estupendo sabor de boca: como quien se sabe reconfortado por sentirse identificado con alguien que, a pesar de expresarse de formas distintas, al parecer, también experimenta esa gran sensación tan difícil de describir que es el proceso de creación.

Cuentas rojas22

Lourdes de la Cal

Texto: Estibaliz Etxebarria

Imágenes: Taller de Desarrollo de la Creatividad y Estibaliz Etxebarria

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone


Entradas anterioresCuentos para sacar una sonrisa - Noemí González Posteriores"¡Es el prestigio, estúpidos!" (II)

¿Qué piensas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *