Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone
Reflexiones sobre las charlas y taller de comunicación, asertividad y dependencia emocional – Estibaliz Etxebarria

Reflexiones sobre las charlas y taller de comunicación, asertividad y dependencia emocional – Estibaliz Etxebarria

on Dic9

Hace unos días en uno de nuestros números anteriores os presenté las charlas y taller sobre comunicación, asertividad y dependencia emocional que las psicólogas clínicas Diana Ibargutxi y Raquel Font iban a impartir a lo largo del pasado mes de noviembre. Las charlas tuvieron lugar en el seno de la Asociación Sociocultural de Mujeres Jacaranda de la localidad de Llodio (Álava).

Pues bien, dichas charlas cuyos títulos fueron “Emociones, autoestima y mejora personal” y “Estilos de comportamiento y comunicación: asertividad” aunaron ejercicios prácticos así como debates siempre cuidando un clima cálido y cómodo que asegurara la apertura necesaria para que este tipo de actividades den su fruto.

En cuando a la cosecha de resultados, los asistentes a las charlas aseguraron sentirse satisfechos con ambos talleres, habiendo cumplido estas todas las expectativas creadas.

Entre los métodos y herramientas, además de las explicaciones teóricas se hizo hincapié en el espíritu práctico y participativo de las charlas. Así, se emplearon tanto las fábulas, y el role-playing, como ejercicios personales para practicar en el ámbito personal de los asistentes.

Igargutxi y Font

Las psicólogas clínicas Diana Ibargutxi y Raquel Font.

Asimismo, y dentro del marco del Día Internacional Contra la Violencia hacia las Mujeres, las dos psicólogas se implicaron en las iniciativas creadas por el Departamento de Igualdad del consistorio de la localidad alavesa, con el taller titulado: “Relaciones de pareja y dependencia emocional”.

Lo primero que uno encontraba al acudir a este taller era una ambiente acogedor y agradable. Las edades y condiciones de los asistentes eran variadas, circunstancia deseable para este tipo de actividades. El taller constó de varias partes. En la primera parte, se dio paso a la presentación de los participantes para propiciar un ambiente más relajado. En la segunda, se explicó a los allí presentes ciertos aspectos técnicos, nociones y conceptos sobre este tema tan en boga en los últimos tiempos, y sin embargo, a la vez, tan desconocido.

Ambas psicólogas expusieron y desarrollaron el tema a modo de introducción apoyándose en métodos audiovisuales y bibliografía útil para introducir primero y desarrollar después, conceptos íntimamente relacionados con el tema del taller. Por ejemplo, se abordó ampliamente la elección de pareja como eje central del “problema”, que a su vez se ve intensamente influenciada por las necesidades e inseguridades personales ya fueren temporales o permanentes, así como por las distorsiones congnitivas que tanto el ser dependiente emocional como su pareja (sea esta dependiente emocional o no) suelen presentar.

A lo largo del taller quedó claro que las personas que descubren que “son” dependientes emocionales suelen hacerlo cuando acuden a su médico o terapeuta presentando ya cuadros de depresión y ansiedad tras, por ejemplo, el abandono por parte de su pareja. Este hecho dificulta seriamente el manejo de estadísticas fiables a cerca de la prevalencia de esta condición (de dependencia emocional) tanto para su estudio como para su prevención, quedando patente la necesidad de futuros estudios para ahondar en el conocimiento de este tema tan candente en nuestra sociedad.

En la tercera parte, y  tras las primeras informaciones, se creó una atmósfera participativa y cálida haciendo que los asistentes aportasen sus propias ideas ante los dilemas que se planteaban y dichas preguntas trajeron a la palestra historias personales que se iban cotejando con experiencias que otros participantes exponían de manera espontánea. Así, a medida que surgían historias, ideas y dudas se hacía necesaria la mano de las expertas, que fue clave para la aclaración de conceptos, como la explicación de los modelos de dependencia emocional y sus posibles lazos conyugales; de los distintos tipos de apegos que puede presentar el ser humano e incluso de posibles métodos terapéuticos donde el apoyo conyugal y familiar parece jugar un papel fundamental.

La participación fue mayor que la esperada y los resultados cosechados fueron más que satisfactorios según aseguraron los asistentes. Siendo la dependencia emocional un fenómeno tan extenso y prolijo en casuística que ayude a entender el verdadero significado de la dependencia emocional y cómo puede ser manejada, se antojaba necesaria la organización de un segundo taller o incluso un tercero sobre este interesantísimo tema y otros relacionados con él;  máxime cuando la dependencia emocional es, en muchos casos, la antesala de la violencia hacia las mujeres.

 

Estibaliz Etxebarria

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone


Entradas anterioresCuentos para sacar una sonrisa - Noemí González Posteriores"¡Es el prestigio, estúpidos!" (II)

¿Qué piensas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *