Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone
Noel Gallagher no tiene quien le escriba (ni falta que le hace) – Aarón Reyes

Noel Gallagher no tiene quien le escriba (ni falta que le hace) – Aarón Reyes

on Dic22

Noel Thomas David es un tipo raro.

            -Y tanto, con ese nombre –me dirán.

Ahora bien, como se apellida Gallagher la cosa cambia y a ustedes, a algunos de ustedes si tienen buen gusto, les parecerá maravilloso. Y sí, éste va a ser uno de esos artículos de loa acerca de un ex borracho, ex drogadicto y ¿ex? estrella del rock casado y con hijos. Todos somos rebeldes mayosesentayochistas hasta que llegan las vacaciones.

La idea es preguntarnos por qué Noel Gallagher no va a sacar nuevo disco hasta 2015. Puede que algún bicho raro que se pase el día escuchando el Nocturno en Re m de Chopin (magnífico, por cierto) o a Paulina Rubio no conozca quién es este señor. A mí me gustan ambos y conozco al mayor de los hermanos Gallagher. Detrás de él no solo está Oasis, (según Harris, les dijo a su hermano Liam y el resto de la primitiva banda que  “o me dejan escribir las canciones y somos superestrellas, o se quedan aquí en Mánchester para el resto de sus tristes vidas”[1]) sino probablemente uno de los compositores pop-rock[2] más importante de las últimas décadas.

Este hombre que se nos casa ahora y parece que va teniendo las ideas más claras cual Sabina de la Pérfida Albión tras dejar las drogas (dejarlas en un cajón para luego, se entiende), era llamado Brezhnev de joven, dada la amplitud capilar de sus cejas. Eso y un padre borracho alcohólico que le golpeaba, háganse cargo. Qué sería de un rockero sin drogas y padres alcohólicos. Ah, sí. AH. Un hermano con poco talento y un poco imbécil, Liam. Bueno, y una condena por robo a los trece años.

Fue albañil, como Bustamente, fíjense, pero aprovechó entonces para escribir una canción memorable como Live Forever que luego saldría en Definitely Maybe, el primer álbum de Oasis. Y en tal fecha como las de estos días, hace 20 años ya, Alan McGee se fijó en una banda con Gallagher al frente que había amenazado con quemar un bar donde no querían dejarles tocar. Dos décadas ya del nacimiento de Oasis. Entremedias hemos tenido que aguantar un sinfín de imitadores baratos o pop-bands que aprendieron a tocar imitándolos en algún videojuego.

Tampoco vamos a ser condescendientes con Noel Gallagher, probablemente es el compositor que más… “homenajes” ha proporcionado. Se le ha acusado de tomar, copiar o plagiar Get it On de T.Rex para Cigarettes & Alcohol, y así hasta 8 o 9 canciones. De más de 100, eso sí. Pero Noel es una bestia, como demuestra Talk Tonight, una canción escrita mientras volaba dejando la banda tirada en San Francisco y pensando en dejar la música.

“A thousand million miles from home
When Something hit me
Somewhere right between the eyes

Sleepin’ on a plane
You know you can’t complain
You took your last chance once again
I landed, stranded
Hardly even knew your name”

 

Ahí es nada. Luego se compró un Jaguar, grabó Morning Glory, compuso Wonderwall y pelillos a la mar. Solo por Wonderwall ya deberíamos quitarnos el sombrero a su paso. Si yo escribo una canción como esa no hago nada más y me dedico a escucharla una vez y otra hasta el día del Juicio Final. Que seré perdonado por haberla escrito junto a los Rolling por Satisfaction o Paint it Black. En ese momento la revista NME afirma: “Si Noel Gallagher, el compositor más exitoso de su generación, formara otro grupo, se diría que el grupo está garantizado a ser exitoso”. No se equivocaban, visto lo visto.

Lo cierto es que desde entonces, conforme más se diluía Noel, más lo hacía Oasis. Be here now y Standing in the shoulder of the giants son discos francamente prescindibles, a excepción de alguna canción honrosa como Stand by me o Gas Panic!, pero poco más. La cocaína en exceso (Noel) y el alcohol en abundancia (Liam) es lo que tienen. Justo cuando Noel empieza a recuperarse y a dejar su adicción surge Don’t believe the Truth, con grandísimas composiciones como The importance of being idle. Justo en ese momento Noel empieza a aparecer cada vez más en conciertos solo, en acústicos benéficos, pequeñas audiencias, y se le va notando más a gusto con composiciones mucho más propias.

Así que es normal que, después de que su hermano Liam le partiera una guitarra en la crisma justo antes de un concierto, decidiera poner pies en Polvorosa. Bueno, más bien en L.A. El 6 de Julio de 2011 nos enteramos que Noel Gallagher tenía sus High Flying Birds formados por Mike Rowe (ex-teclista de Oasis), el baterista de The Lemon Trees Jeremy Stacey (batería de Lemon Trees) y Lenny Castro (percusionista que ha trabajado con los Rolling).

La calidez del primer álbum de Noel Gallagher en solitario fue brutal. Sonaba a Oasis, lógicamente, mucho mejor desde luego que el apaño que había hecho su hermano Liam con Beady Eye. Pero sonaba a un Oasis en estado puro, evolucionado. Suena rock, un rock británico en Everybody’s on the run o Stranded on the wrong beach, pero también sureño en The Death of You and Me. Lo sorprendente es, tal vez, que después de muchos años se veía aplomo en las composiciones de Noel. Un vistazo a If I had a gun basta:

If I had a gun
I’d shoot a hole into the sun
And love will burn this city down for you

Eso probablemente, ese espíritu íntimo y mucho más construido que el del Noel perennemente drogadicto es el que esté detrás de su decisión de volver a grabar de nuevo, romper ciertas composiciones, durante todo este 2013. Según él un dog-shit year. Tal y como declaró, él no escribe canciones para The Observer, The Guardian o NME, sino que se considera un tipo normal, de la calle, con la capacidad de poder escribir canciones. También dijo, por suerte, que tiene ya un montón de canciones listas para grabar.

Pero la gran ventaja que tiene ahora es que puede tomarse su tiempo. Los años han demostrado que el Noel presionado da pie a composiciones sin pies ni cabeza, copias de sí mismo como él ha reconocido[3]. En cambio, este lapso de años le permite ir soltando perlas como It makes wanna cry. 20 años tuvimos que esperar para darnos cuenta que Oasis no existía, sino Noel Gallagher. El año que viene puede que vuelva, y si no, que salga en 2015 o cuando quiera. Merece la pena esperar.

 


[1] Harris, John, Britpop!: Cool Britannia and the Spectacular Demise of English Rock. Da Capo Press, 2004, pág. 124

[2] El autor de este artículo odia profundamente el término pop-rock, pero la culpa la tienen esos sellos discográficos empeñados en mezclarlo todo para que todo valga.

[3] Se ve que Noel Gallagher no conoce, ni falta que le hace, a Pau Donés.

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone


Entradas anterioresCuatro o cinco cosas que sé sobre Vietnam PosterioresHay esperanza en La Deriva

1 comment

  1. […] Entrevista al candidato del PSOE en Sevilla […]

  2. Enrique García Vargas says:

    May 1, 2016

    Responder

    Básicamente creo que es correcto lo que se plantea, aunque sería muy matizable, pues las guerras de religión no son de una tipología inmutable a lo largo del tiempo, incluso las del Islam. En un contexto tan globalizado hay más cosas, claro. Pero quien niegue totalmente que es una guerra de religión no creo que esté en lo cierto. Gracias por los datos.

¿Qué piensas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *