Promesas desde el Puerto de Santa María

Una buena copa en buena compañía puede deparar más de una sorpresa. Al sabor, puro deleite, a la sensación de libertad, paradigma de descanso, al tacto delicado del licor al bajar por la garganta hasta fundirse en pura felicidad una vez se derraman los neurotransmisores liberados de su encierro, a todo ello pueden sumarse elementos que terminen por justificar el pedir una segunda y hasta una tercera copa que cierren el círculo que comenzó la primera.

Un servidor cerró el círculo nada más y nada menos que en el mítico Milwaukee, local de conciertos, y por extensión de copas, localizado a la vera del río Guadalete, en el Puerto de Santa María. La placentera sensación de vida me acompañó toda la semana y, curiosamente, a ello se debe todo lo que a continuación vendrá; sólo necesito vuestra atención para poder explicar cómo ocurrió todo.

La primera de las promesas me la hice a mí mismo y consistía en poner buena cara a los contratiempos que pudieran surgir a lo largo y ancho de la semana naciente. Dicho y hecho. Capeando el temporal uno busca refugio en los buenos momentos, que incluso pueden servir de tema de conversación con los compañeros de trabajo. La excusa sirvió a tal propósito y la narración de la noche en el Puerto captó la atención de mi compañera, interlocutora circunstancial y portuense de pura cepa, que no dudó en exaltar las virtudes de la localidad, las del local referido y la de los elixires allí servidos, pero lo mejor estaba por venir. Jesu me comentó que allí mismo había tocado en diversas ocasiones su marido junto a su banda. Mis sentidos se pusieron alerta, ocurre lo mismo cada vez que me hablan de un grupo musical que no tengo el gusto de conocer. El interrogatorio era de obligado cumplimiento. Y así surgió el nombre de 40 promesas, como si su sola mención hubiese llenado la estancia en la que nos encontrábamos. Enseguida me interesé por los para mí anónimos músicos, interés que se vio saciado en pocos minutos, los justos para que Jesu me dirigiera en YouTube al lugar en el que poder escuchar a este cuarteto portuense que enseguida convertí en objeto de mi interés.

Concediendo el mérito de todo al licor, y sin menospreciar la labor de intermediaria ejercida por Jesu desde entonces, decidí ponerme a trabajar con el objeto de conocer a fondo a este grupo musical mientras elaboraba una entrevista con la que obsequiar a los lectores de la revista Distopía.

Ya he hecho parte de mis deberes, al menos los justos para poder hacer una somera presentación del cuarteto y prometo que el tercer grado al que serán sometidos despejará todas las dudas que pueda dejar en el aire mi somera introducción.

El cuarteto portuense que atiende al nombre de 40 promesas se formó a finales del año 2009 tras la reunión de cuatro jóvenes a los acabó por unir su amor por la música. No existía a priori más nexo que la música y el parentesco que algunos de los miembros se profesan pero en cuanto a gustos musicales, a experiencia en el mundillo a incluso a formación musical, el paisaje mostraba muy diferentes colores. El amor todo lo puede, y esa máxima que se cumple la mayoría de las veces no puede ser ajena por su filial, el sencillo amor por las melodías que 40 promesas comenzaron a crear en el local de una humilde Asociación de Vecinos. Aún no hemos recabado la opinión de los vecinos que cedieron el local para los ensayos pero es de suponer que la permanencia en el mismo dependería de la calidad de lo que allí se escuchara y de la hora a la que terminaran los ensayos, duda que terminaremos por resolver dentro de un rato.

14371893_10207076853348404_1283159323_n

Se me olvidaba presentar al cuarteto aunque es cierto que no hay mejor presentación que su música. Eloy se encarga de las voces (sólo una con varios registros), Juan es el guitarrista, al bajo tenemos a Fernando y Antonio se encarga de la percusión (hubo que conseguir una batería para empezar a tocar puesto que ya no se fabricaban los tambores del detergente colon).

Parece que no lo hacían mal. Es más, el trabajo duro dio sus frutos en forma de trabajo discográfico digital que llegó a  sonar en emisoras de ámbito nacional. Tratándose de una formación cuyo ámbito de actuación se limitaba por entonces a la provincia de Cádiz, ello suponía una inyección de moral e ilusión que se vieron más que reflejadas en la presentación oficial del primer disco en la sala Mucho Teatro del Puerto de Santa María y en los sucesivos conciertos que acabarían por consagrar a la banda y animarla a grabar su segundo trabajo discográfico, cumbre que pronto se derrumbaría por la decisión de dos de sus componentes de abandonar el grupo.

La vida está compuesta por un sinfín de avatares que terminan dando sentido a lo que en un principio no parece tenerlo. La Banda, que se había hecho con un sinfín de seguidores, que gozaban del apoyo y del afecto de un público incondicional, que se sentía a gusto dando lo mejor de sí mismos, caía en el oprobio justo cuando la miel tintaba los labios.

Cinco años de carrera, de vivencias y de buena música quedaban suspendidos pero no enterrados. Dos buenos trabajos en el mercado y un baúl de ilusión contenida guían en la actualidad los pasos de dos de los componentes originales de 40 promesas en pro de volver a hacer que este nombre vuelva a sonar en los escenarios. Quizás el año 2016 sea testigo de este resurgir que humildemente un servidor espera con impaciencia.

Ahora toca citarnos con estos dos entusiastas músicos para preguntarles acerca de lo que fue, es y será 40 promesas, y de su mano haremos un, espero entretenido, viaje al corazón de sus composiciones, viaje al que todos estáis invitados.

Bienvenidos, amigos. Como veis, ya habéis sido presentados a nuestros lectores pero quizás podáis apuntalar esta presentación con vuestra óptica. Para los que no os conozcan, 40 promesas significan…

El nombre de 40 Promesas tiene precisamente su origen en las promesas que realizan seres allegados, en situaciones vividas que no se cumplen… o que se cumplen… Estamos acostumbrados a que nos digan “te lo prometo” y que todo quede en el olvido o en un limbo que termina por desaparecer. Si a ello sumamos el hecho de que nuestro vocalista cumplía 40 años…

Me atrevería a encasillaros en el estilo pop-rock pero suelo equivocarme. Queremos saber vuestra opinión.

No te equivocas para nada. Nos hubiese gustado dar más caña pero fuimos democráticos a la hora de buscar (y encontrar) el estilo que nos definiera pues unos superábamos y otros no llegaban al nivel de dureza que trazamos como línea de consenso, y es lógico que así fuera pues nuestras influencias musicales eran y son muy dispares. También había que adaptar el contenido a la forma de cantar de Eloy. Hay temas que son muy Pop pero los hay que desprenden fuego desde el principio: Punto y final, Historias pasadas…e incluso hay temas que pueden ser enmarcados en el más clásico estilo rock: No esperes Hoy, Bicho raro, Esa mujer, No, Inocencia…Las hay más poperas y están son quizás las que, debido a su melodía pegadiza, ganaban antes al público, pero lo cierto es que 40 Promesas tiene canciones para todos los gustos y cada cual podrá sacar sus propias conclusiones al escuchar nuestra música. Como anécdota, señalar que tenemos una balada en cada disco, como mandan los cánones del Rock.

Dos trabajos discográficos en el mercado y muchas historias ¿cierto?

Totalmente cierto. Muchas historias, muchos conciertos y mucha ilusión. Si bien es verdad que nuestro ámbito de actuaciones se centraba a la provincia de Cádiz y sus alrededores, es cierto que adquirimos muchas tablas y experiencia y eso que varios de nosotros no habíamos pisado hasta entonces un en escenario. Haciendo cálculos, pudieron ser cerca de 60 conciertos los que dimos en el transcurso de 3 años.

Un debut discográfico con gran respuesta de público y, además, jugando en casa. ¿Qué recordáis de aquel día?

Uffff, aquel día fue mágico, es difícil saber por dónde empezar. La semana previa nos anunciaron en radio y la presentación la hicieron nada más y nada menos que el concejal de fiestas y el alcalde (aún nos preguntamos si realmente llegó a escuchar el disco, porque se quedó con él y no lo pagó,(risas) se lo regalamos).

Queríamos parecer un grupo de los de verdad…(risas), con muchos instrumentos por el escenario, colaboradores, coristas y un buen sonido (objetivo conseguido en un 90%); todo  era increíble. El acto de presentación tuvo lugar en la sala Mucho Teatro, un sitio donde han tenido lugar grandes conciertos y eventos; el que por allí hubiesen pasado artistas de renombre nos permitió sentirnos muy especiales.

Los comentarios de los responsables de Mucho Teatro fueron muy positivos     (“hacía tiempo que no se llenaba esto así”, “vais a llegar lejos”, “sois muy buenos, “el directo mejora el disco”…), toda una ducha de ego.

Y por si no fuera suficiente, después del concierto vendimos unas 500 copias del trabajo discográfico.

Juan: como anécdota, recuerdo que mi buen amigo Phil Wilshaw me consiguió una chaqueta tipo Hendrix traída desde Liverpool para estrenar en el evento, (chaqueta que todavía tengo guardada con mucho cariño).

Si bien se observa cierta evolución entre el primer trabajo y el segundo, el estilo del grupo, por su personalidad, es plenamente identificable. ¿Cómo os definiríais?

Nos fuimos formando como músicos a medida que ensayábamos y coincidíamos en el estilo que nos definía, el cual  intentamos ir depurando y fortaleciendo haciéndonos más rockeros aunque sin abandonar las melodías que caracterizaban nuestros temas.

40 promesas es un gran grupo musical pero ninguno se dedica a tiempo completo a estos menesteres…

(Risas). Es verdad que todo nos cogió maduritos y había que compatibilizar la música con familia y trabajo pero lo cierto es que teníamos mono y ése era precisamente el motor que nos impulsaba a seguir con la que se había convertido en nuestra principal afición. Por entonces, tocar y pasarlo bien, aunque fuera sólo fuera uno o dos días a la semana, era suficiente. El resto del tiempo libre se invertía en componer o dar forma a algún tema que tuviésemos entre manos.

Aunque siempre se sueña con el éxito no creíamos que llegaríamos a calar en el público como lo hicimos. Llegamos a mandar algún que otro disco al extranjero por petición de quien nos había ya escuchado o por las redes sociales.

¿Quién compone las canciones?

Pues aquí hemos aportado todos nuestro granito de arena. Por ejemplo, hay canciones en las que sólo teníamos la melodía o el ritmo y los acordes y entonces Eloy iba dando forma con la letra, o Fernando que tenía alguna canción en cartera y entre todos le hacíamos arreglos para traerla a nuestro terreno.

Juan: En la canción “Sin ti” compuesta por mí, Eloy me echó un cable para terminar una de las estrofas; en “Corre que te pillo”, a Eloy se le ocurrió meter rap al final y lo cierto es que se trata de un guiño gracioso que encajó perfectamente en el tema. Recuerdo que Antonio llegó un día con 4 acordes y un estribillo bajo el brazo y nos pusimos a componer el resto del tema (risas) justo al contrario de como veníamos haciendo; Antonio tiene una asombrosa capacidad de ver arreglos en los temas. Si he de ser sincero, en más de una ocasión quedábamos Eloy y un servidor y entre cerveza y cerveza le íbamos dando a la estrofa y al estribillo, vamos, lo que viene siendo componer.

El primer trabajo discográfico me parece directo y respetuoso, muy trabajado. Queremos saber detalles del camino que llevó a su salida.

Recuerdo que fue en el Concurso de Batalla de Bandas cuando un grupo participante con el que teníamos amistad nos recomendó al estudio Grabaciones Sumergidas. Más tarde hablamos con Juan Antonio y nos presupuestó 10 temas… aun cuando no alcanzábamos los diez temas propios. No teníamos más remedio que tirar de ingenio y trabajar hasta dar forma al que sería nuestro primer trabajo discográfico. La grabación duró unos 7 meses y resultó ser una experiencia fabulosa el grabar la batería, el bajo, las guitarras, las voces, los coros… y contar con colaboraciones como la de Juan Luis Barcia, Phil Wilshaw, Isabel Fernández (Isa Fer) y con muchos consejos de Juan, el técnico, todos interesantes y positivos, enfocados a mejorar.

Se trata de canciones que, por la temática y por el enfoque, deben de ser cantadas por un hombre. ¿Habéis pensado qué pasaría si una vocalista femenina tomara el micrófono?

No se descarta nada, no nos importaría volver con un o una cantante que de verdad sintiera nuestro estilo como si hubiese estado con nosotros desde el principio y, claro está, a partir de ahí volveríamos a componer temas que tuvieran en cuenta ese hecho y por qué no, un tercer disco.

Escuchando vuestro segundo trabajo discográfico llama poderosamente la atención la temática de la pareja, los desencantos que se producen con la ruptura o el olvido. ¿Podemos sacar conclusiones precipitadas de que 40 promesas son un grupo nostálgico?

Un poco sí, y la experiencia del grupo acentuó algunos aspectos que desconocíamos en nuestras vidas. Todo en esta vida se trata con cierta nostalgia y a pesar de caminar hacia el futuro siempre echamos la vista atrás.

Esa supuesta nostalgia queda retratada intensamente en 20 años. Si estoy en un error, esta es vuestra oportunidad para reñirme.

No te reñimos

20 años, 40 promesas, 60… ¿qué?

Pues 20 años, a pesar de parecer una canción entre dos personas, trata un poco de la relación pero la laboral; sólo teníamos que mirar a nuestro alrededor para comprobar el cierre de dos multinacionales y factorías ubicadas en Cádiz…queríamos plasmar los sentimientos que entran en juego cuando te dedicas y comprometes en cuerpo y alma con un trabajo para que más tarde lleguen unos accionistas, hagan números, les sea más rentable la deslocalización, cierren la factoría que ha sido tu vida y nadie piense en tu futuro. En el caso concreto que comentamos, unos 3000 compañeros se vieron en la calle.

Siendo prácticos, la letra del tema 20 años se puede trasladar a una relación amorosa, de hecho recuerdo que cuando la estábamos componiendo cuidamos de no dar una pista clara acerca de a quién iba dirigida, pero cada vez que la tocábamos se la dedicamos a parte del público.

14383443_10207076854308428_800241181_n

La verdad es que es una putada romper tras 20 años, sobre todo si los años cundieron lo que tenían que cundir… y luego surgen las mentiras. ¿No será por casualidad la historia de alguien conocido?.

De alguien, de algo…

Quizás se trate de una experiencia muy personal pero me llaman poderosamente la atención algunas frases que utilizáis en vuestras canciones. Es mérito del que las escribe pero la forma en las que el vocalista las utiliza me parece de lo más acertado. Pongamos algunos ejemplos: “estoy hundido en varios pozos”, “dime Soledad ¿por qué te ponen nombre de mujer?”,” Señorita, por favor… deme lo que sea que me estoy muriendo de pena!!! (ésta ha sido una licencia que me he tomado, vamos, un resumen de las muchas peticiones que el protagonista hace a la pobre camarera de turno). En Distopía queremos saber cuáles son las frases favoritas del grupo de entre aquellas que conforman sus canciones.

1.-….Y vienen a mí, recuerdos de historias pasadas, de amores perdidos y de aquella mirada.

2.- ….dame otra oportunidad, dime dónde estás,….ayúdame a seguir, ayúdame a sentir…..no comprendes que por ti muero.

3.-….No me esperes hoy cariño, no esperes otra vez, que enseguida estoy contigo, muy pronto allí estaré……estoy cansado hundido en varios pozos, acabado pienso en ti, quiero pegar los platos rotos,……atrapado pienso en ti.

4.-…No puedo darte todo lo que me pides……

5.-…Corre que te pillo (dedicada a mi hija Teresa)

6.-….Objetivo ser feliz, porque gastamos nuestro cuerpo, porque pisamos a los nuestros, y por qué no escuchamos las señales de nuestros sentimientos….y si el objetivo es ser Feliz?

La canción que le dedicáis al Puerto de Santa María deja un muy buen sabor de boca, sobre todo a los afortunados que hayan tenido la suerte de recorrer sus calles. Supongo que es o era una referencia fija en vuestros conciertos.

Tú lo has dicho

¿Es el Puerto de Santa María un lugar que inspire canciones?

Por supuesto, pero no sólo a nosotros, hay muchos artistas consagrados que se vienen a este rinconcito a llenarse de su aire, a empaparse de sus calles y de sus costumbres, a tomarse una tapita y una cerveza en la ribera…en fin, a inspirarse. Paseando por la Bajamar o mirando la bahía es lógico que surjan frases e incluso canciones enteras. Sentarse en la playa frente al mar contemplando cómo rompen las olas, sintiendo cómo el agua fría llega a tus pies y los acaricia con mimo, observar los arabescos que quedan olvidados en la arena…son canciones en potencia (pero no comentárselo a mucha gente que si no se va llenar el Puerto de artistas).

Es hora de hacer los deberes. Nuestros invitados suelen regalarnos un pequeño pastelito. ¿Seríais capaces de hacernos alguna estrofa en la que se incluya la palabra “distopía”?

….Si me das y yo te dejo

40 Promesas te prometo,

Y en la distopia de la verdad

Encuentro mis alas y a volar

Navego sin rumbo fijo aún

Y en la cintura de tu amor

Me fundo en la pasión

……

Es imposible realizar una entrevista a un grupo musical sin preguntar por las influencias del mismo. Sabiendo los diferentes orígenes de los componentes del grupo tenéis la opción de empezar a enumerar artistas y grupos.

Juan: yo he de confesar que comencé allá en el siglo pasado con el flamenco, y poco a poco me fui picando con unos colegas con la guitarra eléctrica mientras me iniciaba escuchando a AC/DC, Metálica, los Maiden, Bon Jovi, Dire Straits, Queen, B.B. King, Jimmy Hendrix, Mike Oldfield, Pink Floid…y un largo etc. Pero la verdad es que comencé a tocar la guitarra viendo a Paco de Lucia acompañando a Camarón un día en la tele y empecé a aporrear una guitarra vieja que había por casa.

En Distopía nos gustan las anécdotas. Podéis contarnos alguna graciosa. También alguna que no sea graciosa.

La verdad es que todo ha sido anécdota (risas), y ahora viene la nostalgia, en fin. Hay una anécdota que me hizo mucha gracia y que recuerdo con mucho cariño (risas) y es que uno de nosotros en una entrevista comentó que ya habíamos tocado incluso en el Cuervo (Sevilla) y lo dijo de una forma que… parecía que éramos internacionales.

En otra ocasión se nos subió alguna que otra fan al escenario a y la mujer de alguno se puso un poco celosa; aquel día se lio en la puerta un lío.

El perfil de un fan de 40 promesas ¿hombre o mujer?¿joven o madurito/a?¿popero o rockero?

Los hemos tenido de todo tipo ya que nuestra música puede gustar tanto a mayores como a los que no lo son tanto; creo que se podría investigar en las redes sociales quienes son los que pulsan el “me gusta”. El perfil es más bien popero.

Empezasteis haciendo versiones y evolucionasteis a la interpretación de canciones propias. Recordando las versiones favoritas…

Por la boca vive el pez de Fito, ésta fue la que dio el pistoletazo de salida al grupo, Insoportable del Canto del Loco, Mi enfermedad de Andrés Calamaro, El muelle de San Blas de Maná… De Amaral tambien llegamos a tocar algo, de Melendi…

¿Las canciones de 40 promesas se componen con agua o una buena copa inspiradora hace su papelito?

Como diría un buen amigo mío…”el agua pa los pescaos”. Evidentemente, el momento de inspiración debe contar con lápiz, papel, buena compañía y… una buena copa ayuda.

40 promesas suena bien en directo. También lo hace, y de qué forma, en formato digital. Queremos saber dónde, cómo y con quien graba el grupo.

Los dos discos están grabados en Grabaciones Sumergidas y masterizados en Estudios Kadifornia Mastering.

¿Existen canciones guardadas en un cajón?

Si, canciones e ilusiones por cumplir.

¿Existe una canción con la que el grupo se identifique más que con otras?

Con la que nos identificamos plenamente es con 40 Promesas ya que le dio nombre al grupo, al primer disco y al primer tema.

En estos momentos sabemos que el proyecto de 40 promesas se encuentra en suspenso pues algunos de sus componentes han abandonado la formación. ¿Es imposible hacerlos recapacitar? No hay duda de que su aportación al grupo es importante.

Me hubiera gustado tener esa oportunidad, pero a día de hoy también somos conscientes de que el grupo se enfrió y se deshizo principalmente por la marcha del cantante, aunque Fernando se fue dos años antes y fue sustituido por Javi, pero incluso con Javi notábamos la carencia de Fernan y su creatividad; con la marcha de Eloy el grupo se desmoronó, y la verdad es que nos quedamos un poco tocados.

Juan: pero esta entrevista y este interés por nosotros y nuestro trabajo ha despertado ciertas inquietudes en Antonio y en mí, por eso hemos decidido empezar a reactivar el grupo con un o una cantante que sea capaz de demostrar que nuestro proyecto sí merece la pena.

Si los escenarios vuelven a ser una realidad, ¿cuál sería el añorado reencuentro con los seguidores?

He pensado mucho en esta situación y desde mi punto de vista lo primero sería hacer la presentación oficial de nuestro segundo disco que, a pesar de estar grabado y financiado en parte por un buen amigo (Jordi), se quedó en el cajón o en el Youtube para que algunos seguidores lo pudieran escuchar. Pues volviendo a la pregunta, a mí personalmente me gustaría presentarlo en un sitio local y de ahí a donde haga falta.

¿Algún grupo con el que os gustaría compartir escenario?

Juan: he de decir que estuvimos a punto de ser teloneros de Pignoise, pero no se llegó a consumar. A mí me gustaría que Manolo García nos apadrinara como teloneros y así darnos a conocer, o compartir escenario con Amaral, La quinta estación, Jesse y Joy, uffff me pongo a decir y me quedo solo.

La canción más loca del grupo es…describidla.

Corre que te pillo.

…¿y la más triste?

Sin ti.

Soñemos. El sueño de 40 promesas es… (no vale decir “volver a reunirse”)

Si no vale decir “volver a reunirse”….que nos toque la primitiva y montar una productora (risas).

En serio, creo que el sueño de 40 promesas o de la mitad de los 40 es volver a empezar con un proyecto basado en los dos discos anteriores, con cantante nuevo bajista, temas nuevos e ilusiones nuevas o renovadas.

Seamos generosos. Os cedemos unas líneas para que digáis lo que se os apetezca:

Yo en este apartado me voy a limitar a darte las GRACIAS a ti, Javier, pues por las casualidades de la vida diste con nosotros y has despertado la clave…..de Sol que queda por escribir. Y eso vamos hacer, lo intentamos y ya te contaremos (espero que en breve)…ah y nos vemos en los bares!!!

Comenzamos la relación con una copa y es de obligado cumplimiento realizar el cierre de la entrevista con otra. Por ello, con una copa virtual que espero se materialice pronto (nos vemos en los bares) brindamos porque el futuro nos vuelva a regalar bellas canciones con aires portuenses. Sois 40 promesas. Tenéis que “prometer” que así será. Un abrazo, chicos, y buena suerte. Aquí en Distopía tenéis vuestra casa.

…Y para quien no se lo crea, que lo compruebe por sí mismo…

Francisco Javier Torres Gómez

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone
By | 2016-09-22T23:28:11+00:00 Septiembre 24th, 2016|Música emergente|0 Comments

Sobre el/la autor/a

Francisco Javier Torres Gómez (Sevilla 1975) es médico especialista en Anatomía Patológica, ávido lector, y escritor por afición que no duda en describirse como un enamorado de la Semana Santa de Sevilla, de la Historia y de la Novela Negra, géneros todos ellos presentes en sus escritos. De su mano han nacido títulos de gran calado local tales como A la Sombra de Morgagni. (Jirones de Azul 2010), Historias de cámara en ristre (Jirones de Azul 2012), Más Historias de cámara en ristre (Jirones de Azul 2013), Relatos cortos curiosos sobre la célula (Lantia 2014), El Aliento de Satán (Tagus 2014), El Amargo Sabor de la Muerte (Kindle 2015), Cuentos y relatos inéditos de Semana Santa (Punto Rojo 2015) y Más cuentos y relatos inéditos de Semana Santa (BABIDIBÚ-Mirahadas 2016).

Deja tu comentario